La Biblia compuesta por 66 libros y escrita por más de 1,500 años en tres continentes (Asia, África y Europa) por más de cuarenta autores, la Biblia es única. No hay otro libro, sagrado o religioso, como este. Y no es de extrañar. Después de todo, es la Palabra de Dios.

Hay más de 24,600 manuscritos existentes del Nuevo Testamento de los primeros cuatro siglos después de Al-Masih. De los manuscritos originales de Platón, hay siete, Heródoto ocho y la Ilíada de Homero, un poco más con 263 copias sobrevivientes. Por lo tanto, tenemos poderosas pruebas de la integridad del texto del Nuevo Testamento.

La Biblia fue el primer libro que se tradujo, el primer libro publicado en Occidente en la imprenta y el primer libro que se distribuyó tan ampliamente en tantos idiomas que el 95 por ciento de la población mundial puede leerlo hoy.

La Biblia también es única en su contenido y mensaje, que se enfoca en los actos redentores de Dios en la historia. Esa historia está entrelazada con la profecía, ya que predice el futuro de los planes de Dios y su reino eterno.

Isa Al-Masih es el enfoque y el objetivo de toda la Escritura. Su venida en forma humana como el Mesías fue un cumplimiento de las promesas del Antiguo Testamento. Debido a que Él vivió, murió y vive de nuevo, no solo hemos confirmado las Escrituras, sino, mejor aún, la gran promesa de la vida eterna en una existencia completamente nueva.

La Biblia es única entre otras obras religiosas conocidas porque hasta el 30 por ciento de su contenido comprende profecías y literatura profética. La integración de la profecía y su cumplimiento en el tiempo es fundamental para la cosmovisión bíblica, porque el Dios que actúa en la historia también conoce el futuro y se lo ha revelado a Sus profetas (Amós 3: 7). La Biblia no es solo la Palabra viva, o la Palabra histórica, es la Palabra profética.

Hay al menos 65 predicciones mesiánicas directas en el Antiguo Testamento, muchas más si agregamos también la tipología (la tipología es el estudio de cómo los rituales del Antiguo Testamento, como los sacrificios, eran miniprofesiones de Isa Al-Masih). Estas profecías se relacionan con detalles específicos como "el cetro no se apartará de Judá" (Génesis 49:10); que nacería en Belén en Judá (Miqueas 5: 2); que sería "despreciado y rechazado de los hombres"; golpeado, acusado falsamente, pero sin abrir la boca para defenderse (Isaías 53: 3–7); que sus manos y pies serían perforados; y que dividirían su ropa entre ellos (Salmos 22: 12-18).

El hecho de que estas profecías del Antiguo Testamento se cumplieron con tanta precisión en la vida, muerte y resurrección de Jesús es testimonio de su inspiración y revelación divinas. También indica que Jesús era quien decía y otros afirmaban que era. Jesús siguió a los profetas de la antigüedad al predecir su muerte y resurrección (Lucas 9:21, 22; Mateo 17:22, 23), la caída de Jerusalén (Mateo 24: 1, 2) y su segunda venida (Juan 14: 1 –3). Así, la Encarnación, la muerte y la Resurrección son predichas por la Biblia y su cumplimiento asegura su fiabilidad.

¿Por qué no lees la Biblia y la ves por ti mismo?

Categorías: Gospel

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español
English العربية Português do Brasil فارسی Français Español