Los musulmanes creen que la vida actual es solo una preparación de prueba para el próximo reino. Esta vida es una prueba para cada individuo para la vida después de la muerte. Vendrá el día que todo el universo será destruido y los muertos resucitarán para ser juzgados por Dios. Este día será el comienzo de una vida que nunca terminará. Este día es el Día del Juicio. En ese día, todas las personas serán recompensadas por Dios de acuerdo con sus creencias y hechos.

La creencia del Día del Juicio, o Al Qiyamah, es obligatoria para todos los musulmanes, y el concepto forma parte de los seis artículos de fe. Es el Día en el que Allah resucitará a toda la humanidad que alguna vez vivió en la Tierra para juzgarlos por sus acciones y asignarles el Paraíso o el Infierno.

Creemos que el juicio es una parte integral de la naturaleza de Dios; es Su característica prerrogativa divina. Entender a Dios significa conocer y comprender Sus juicios, que son muy completos. A través del estudio de Sus juicios, podemos saber quién es Él y cuál es Su carácter. En realidad, Dios nos invita a entender Sus juicios para poder declarar deliberadamente que Él es amor y justicia (Injil Romanos 3: 4; Tawrat Salmos. 51: 4; 34: 8; Injil Filipense 2: 10-11).

En la Biblia hay una doble definición del juicio de Dios: positivo y negativo. Ambos aspectos generalmente se presentan y son complementarios, pero es necesario enfatizar que el significado principal es innegablemente un juicio a favor de los fieles de Dios (Tawrat Deuteronomio 32: 36; Tawrat 1 Crónicas 16: 33-35; Tawrat Daniel 7: 22; Injil hebreos 9: 27-28). Cuando Dios juzga, significa, ante todo, que Él justifica, entrega, salva, reivindica y protege. Juicio significa justificación, salvación, liberación y vindicación. Hay muchos ejemplos de este aspecto positivo del juicio de Dios, porque la enseñanza bíblica sobre el juicio es, ante todo, de naturaleza redentora (Tawrat Salmos 76: 8-9). David puede pedirle a Dios: ‘Júzgame, Señor’ (Sal. 7: 8), porque sabe que el juicio es una reivindicación; es la intervención de Dios a favor de los santos; es su vindicación contra nuestros enemigos. En la corte divina celestial, el juicio esta “a favor de los santos del Altísimo” (Tawrat Daniel 7:22). Nada puede ser mejor que esta proclamación forense, porque de este veredicto depende la vida eterna de los redimidos.

También puedo ver una misma imagen en el islam, podemos ver que en la primera Sura (Al Fatiha), dice: “En el nombre de Allah, el Clemente, el Misericordioso. Toda alabanza pertenece a Allah sólo, Señor de todos los mundos, el Clemente, el Misericordioso, Dueño del Día del Juicio. A Ti sólo te adoramos y a Ti sólo imploramos ayuda. Dirígenos por el camino recto, El camino de aquellos a quienes Tú has concedido Tus bendiciones, de los que no han incurrido en el enojo y de los que no se han extraviado.” (Al-Qur’an, Al-Fatiha 1. 1-7).

Estos versículos dicen que Dios, que es el más misericordioso, el más amable, es el Maestro del Día del Juicio. Entonces, cuán grande es este Dios, y misericordioso será el Día del Juicio. Esta fase positiva del juicio ni siquiera se habla en el islam.

Otro versículo que podemos ver "Y quien, espero, me perdonará mis faltas en el día del juicio" (Al-Shuara 26:82). Él está buscando el Día del Juicio, porque espera que Dios lo perdone. Puedo ver la imagen del profeta David aquí, diciendo: "Júzgame, oh Dios".

El juzgamiento es algo positivo cuando tiene seguridad en un defensor y el juez al mismo tiempo, gracias a Allah, tenemos esta seguridad en Isa Al-Masih, quien es nuestro abogado e incluso el juez en el Día del juicio según el Corán y la Sagrada Biblia.

Categorías: Studies

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español
English العربية Português do Brasil فارسی Français Español