“Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.” (Mateo 6:16-18)

Ayunando
Sobre el ayuno, Jesús dijo: “Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.”(Mateo 6:16).También dijo: ¿Acaso pueden los que están de bodas tener luto entre tanto que el esposo está con ellos? Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, y entonces ayunarán.”(Mateo 9:15).).

Aquí vemos que el ayuno debe ser centrado en Dios, destinado a Dios y ordenado por Dios como expresión de dolor, angustia o arrepentimiento; como preparación para la guía y renovación de Dios (Éxodo 24 y Daniel 9); revelar cosas que dificultan nuestra intimidad con Dios; para recordarnos que somos sostenidos por “cada palabra que viene de la boca de Dios” (Mateo 4: 4), y para ayudar a mantener nuestras vidas en equilibrio.

Ayuno normal: no comer hasta 40 días (Éxodo 34:28; Daniel 6:18; Lucas 2:37; Marcos 2:18; Mateo 4: 2; Hechos 13: 2, 3; 14-23, y otros).

Ayuno voluntario en grupo: por una razón específica por un grupo específico de personas (Esdras 8:21, 23; 1 Sam. 7: 6; 2 Cron. 20: 3; Jonás 3: 5; y otros).

Una gran razón para el ayuno es el avivamiento personal, pero orar por nuestras propias necesidades e interceder por los demás también son razones importantes para ayunar y orar junto con lo siguiente:

  • Nos humilla y nos recuerda nuestras propias deficiencias y dependencia de Dios.
  • Revela cosas que nos controlan …el orgullo, la ira, la amargura, los celos, la codicia y el miedo surgirán durante el ayuno.
  • Aleja nuestro enfoque de nosotros mismos a Dios.
  • Profundiza nuestra relación con Dios.
  • Nos ayuda a mantener el equilibrio y la perspectiva en nuestras vidas…lo que es realmente importante.
  • Nos ayuda a vivir el principio espiritual de la negación propia que dice que nos tomamos en serio la búsqueda de Dios.
  • Es como si estuviéramos diciendo; “Mi cuerpo te pertenece, y mis apetitos y deseos están totalmente dedicados a ti, Señor.”
Preparación antes del ayuno
La forma con la que comience y conduzca su ayuno determinará en gran medida su éxito. Al seguir estos cinco pasos básicos de preparación para el ayuno, hará que su tiempo con el Señor sea más significativo y gratificante espiritualmente.

PASO 1: Determine sus metas / Establezca su objetivo.
¿Por qué estás ayunando? ¿Es para la renovación espiritual, para la guía, para la curación, para la resolución de algún problema, para la gracia especial para manejar una situación difícil? Pida al Espíritu Santo que clarifique su guía y los objetivos para su oración rápida. Esto te permitirá orar más específica y estratégicamente. A través del ayuno y la oración nos humillamos ante Dios para que el Espíritu Santo agite nuestras almas, despierte a nuestras iglesias y cure nuestra tierra de acuerdo con 2 Crónicas 7:14. Haz de esto una prioridad en tu ayuno.

PASO 2: Haga preguntas médicas.
A pesar de los beneficios y la necesidad de ayunar, hay ciertas personas que nunca deben ayunar sin supervisión médica profesional. Por ejemplo:

  • Personas que son físicamente muy delgadas o demacradas.
    • Personas que son propensas a la anorexia, bulimia u otros trastornos del comportamiento. Los que sufren debilidad o anemia.
    • Personas que tienen tumores, úlceras sangrantes, cáncer, enfermedades de la sangre o que tienen enfermedades del corazón.
    • Aquellos que sufren problemas crónicos con riñones, hígado, pulmones, corazón u otros órganos vitales.
    • Las personas que toman insulina para la diabetes, o sufren cualquier otro problema de azúcar en la sangre, como hiperglucemia e hipoglucemia.
    • Mujeres embarazadas o lactantes.

    PASO 3: Haga su compromiso y programe su ayuno
    Ore por el tipo de ayuno que debes emprender. Jesús dio a entender que todos sus seguidores deberían ayunar (Mateo 6: 16-18; 9: 14-15). Para Él, se trataba de cuándo los creyentes ayunaban, no si lo hicieran. Antes de ayunar, decide lo siguiente por adelantado:

    •  Cuánto tiempo va a ayunar: una comida, un día, una semana, varias semanas, cuarenta días (los principiantes deben comenzar lentamente, acumulando ayunos más largos).
    • El tipo de ayuno que Dios quiere que realices (como solo agua, o agua y jugos; qué tipo de jugos beberás y con qué frecuencia)
    • ¿Qué actividades físicas o sociales restringirás?
    • ¿Cuánto tiempo dedicará cada día a la oración y la Palabra de Dios?

    Hacer estos compromisos con anticipación te ayudará a mantener tu ayuno cuando las tentaciones físicas y las presiones de la vida te tienten a abandonarlo.

    PASO 4: Prepárese espiritualmente
    El fundamento mismo del ayuno y la oración es el arrepentimiento. Cualquier pecado no confesado sólo obstaculizará sus oraciones. Así que aquí hay varias cosas que puedes hacer para preparar tu corazón:

    •   Pídele a Dios que te ayude a recordar y reconocer todos tus pecados.
    • Confiesa cada pecado, que el Espíritu Santo te ayuda a realizar y aceptar el perdón de Dios (1 Juan 1: 9).
    • Busque el perdón de todos los que ha ofendido, y perdone a todos los que lo han lastimado (Marcos 11:25; Lucas 11: 4; 17: 3,4).
    • Haz restitución como el Espíritu Santo te guíe.
    • Pídale a Dios que te llene con Su Espíritu Santo de acuerdo con su mandato en Efesios 5:18 y Su promesa en 1 Juan 5: 14-15.
    • Entrega tu vida plenamente a Jesucristo como tu Señor y Maestro; rehúsa obedecer tu carne o cualquier otra influencia mundana (Romanos 12: 1,2).
    • Medita en los atributos de Dios, (Salmo 48: 9,10; 103: 1-8, 11-13). Su amor, soberanía, poder, sabiduría, fidelidad, gracia, compasión y otros.
    • Comience su tiempo de ayuno y oración con un corazón expectante (Hebreos 11: 6).
    • No subestimes la oposición espiritual. Satanás a veces intensifica la batalla natural entre el cuerpo y el espíritu (Gálatas 5: 16,17).

    PASO 5: Prepárate Físicamente
    El ayuno requiere precauciones razonables. Recuerde consultar a su médico primero, especialmente si toma medicamentos recetados o tiene una enfermedad crónica. La preparación física requiere un cambio drástico en su dieta. La preparación adecuada hace que el cambio drástico en su rutina de alimentación sea un poco más fácil para que pueda dirigir toda su atención al Señor en oración.

    • No te precipites en tu ayuno.
    • Prepara tu cuerpo. Coma comida mas livianas antes de comenzar un ayuno. Evite los alimentos con alto contenido de grasa y azúcar.
    • Come frutas y verduras crudas durante dos días antes de comenzar un ayuno.
    • No descuide su higiene y aseo personal durante su ayuno (Mateo 6: 16-18)

    http://emmanuel26.adventistchurchconnect.org/site/1/docs/Fasting/Guide%20to%20Start%20Fasting.pdf

Consideraciones sobre el Ayuno
Hay dos tipos de ayunos
Un ayuno parcial se describe en el libro de Daniel. Aunque el ayuno de agua parecía ser la costumbre del profeta, hubo un período de tres semanas en el que solo se abstuvo de “manjares”, carne y vino (Daniel 10: 3). Los dos tipos principales mencionados en la Biblia son los ayunos “absolutos” y “sobrenaturales absolutos.” Estos son ayunos totales, sin alimentos (sólidos o líquidos) y sin agua. Pablo realizó un ayuno absoluto durante tres días después de su encuentro con Jesús en el camino a Damasco (Hechos 9: 9). Moisés y Elías se comprometieron en lo que debe considerarse un ayuno absoluto sobrenatural de cuarenta días (Deuteronomio 9: 9; 1 Reyes 19: 8).
The two primary types mentioned in the Bible are the “absolute” and “supernatural absolute” fasts. These are total fasts-no food (solid or liquid) and no water. Paul went on an absolute fast for three days following his encounter with Jesus on the road to Damascus (Acts 9:9). Moses and Elijah engaged in what must be considered a supernatural absolute fast of forty days (Deuteronomy 9:9; 1 Kings 19:8).

Preparación Espiritual
Durante su tiempo especial con Dios, debe pasar tiempo en oración y meditación para examinar su corazón y revelar cualquier pecado no confesado. Las Escrituras registran que Dios siempre requiere que su pueblo se “Venid, oíd todos los que teméis a Dios, Y contaré lo que ha hecho a mi alma. A él clamé con mi boca, Y fue exaltado con mi lengua. Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado. Mas ciertamente me escuchó Dios; atendió a la voz de mi súplica. Bendito sea Dios, que no echó de sí mi oración, ni de mí su misericordia.” (Salmo 66: 16-20) En sus oraciones, confiese no solo los pecados obvios, sino también los menos obvios. Los pecados de omisión, así como los pecados de las experiencias de comisión. Estas pueden ser experiencias que dejan tu primer amor por nuestro Señor: mentalidad mundana, egocentrismo, indiferencia espiritual y falta de voluntad para compartir tu fe en Cristo con los demás, no pasar suficiente tiempo en la Palabra de Dios y en la oración, una relación pobre con tu cónyuge, sus hijos, su pastor u otros miembros de su iglesia.

Preparación física
Aunque el ayuno es principalmente una disciplina espiritual, comienza en el ámbito físico. No debes ayunar sin preparación física específica. Si planea ayunar durante varios días, le resultará útil comenzar por comer comidas más pequeñas antes de abstenerse por completo. Resiste la tentación de tener esa “última gran fiesta” antes del ayuno. Reducir sus comidas unos días antes de comenzar el ayuno indicará a su mente, estómago y apetito que menos alimento es aceptable. Algunos profesionales de la salud sugieren comer solo alimentos crudos durante dos días antes de comenzar un ayuno. Pero también puede ser muy útil y se recomienda encarecidamente que no consuma nada de cafeína ni azúcar para aliviar la incomodidad inicial del hambre y los antojos en las primeras etapas de su ayuno.


Sugerencias Prácticas
Comenzando tu Ayuno

  • Es recomendable que beba mucho líquido durante su ayuno. Pero obviamente, si Dios te lleva a emprender un ayuno absoluto, debes obedecer. Si es así, asegúrate, sin duda, de que Dios te está guiando.
  • Los ayunos absolutos que duran más de varios días deben realizarse con un descanso completo y bajo supervisión médica debido al peligro extremo de desintoxicación excesiva, descomposición de los tejidos vitales del cuerpo y pérdida de electrolitos.
  • Cuando se trata de tomar la decisión final sobre qué tipo de ayuno es adecuado para usted, el mejor consejo es prepararse antes de ayunar y seguir la guía del Espíritu Santo. Él guiará tu corazón y tu mente en cuanto a lo que es mejor para ti. Recuerde, la consideración más importante en el ayuno es su motivo. ¿Por qué estás ayunando? ¿Buscar personalmente algo de la mano de Dios o buscar su rostro en adoración, alabanza y acción de gracias?

Programación

  • Reserve un tiempo en la mañana para el culto privado y la alabanza.
  • A la hora del almuerzo, dedique unos minutos a la Palabra de Dios y la oración. Quizás camines un poco mientras oras.
  • En la noche, permanezca solo durante un tiempo relajado para buscar el rostro de Dios o pase un tiempo extra de oración con su cónyuge, familia o un amigo.
  • Evita la televisión y otras distracciones.
  • Si está tomando jugos, tómelos a las horas regulares de las comidas.
  • Permitir más tiempo de lo habitual para descansar.

Termina tu ayunode a poquito
Si ha tomado la decisión de continuar con el desafío de un ayuno prolongado, aquí hay algunas cosas que debe considerar seriamente como prácticas tanto antes como después del ayuno:

  • No coma comida muy pesada en la preparación o celebración de ningún ayuno.
  • Romper su ayuno de a poquito con frutas y verduras crudas.
  • Si ha estado en un ayuno prolongado, mientras bebe jugos, agregue lo siguiente:
    • Primer día: Añadir una ensalada cruda.
    • Segundo día: Agregue la papa al horno/hervida, sin condimento o mantequilla
    • Tercer día: Añadir un vegetal al vapor
    • Cuarto día: Comience a reanudar su dieta normal.
¿Los cristianos ayunan?

Cada año, los musulmanes en el mundo ayunan de una manera particular en el mes de Ramadán. Las tradiciones enseñan que durante este mes, Dios les da a los musulmanes la oportunidad de duplicar sus recompensas para tener una oportunidad mucho más amplia de ingresar al paraíso. Los musulmanes piden perdón por sus pecados pasados ​​y conducen otras conductas meritorias. Se espera todo acto de bondad, oración, entrega, ayuno y cualquier otra cosa que un musulmán pueda hacer para agradar a Dios. En tales ocasiones, los musulmanes preguntan a sus vecinos cristianos sobre su forma de ayunar. Según la enseñanza islámica, todos los pueblos de Dios, Abraham, Moisés, David y Jesús ayunaron. ¿Ayunan los cristianos? ¿Cuál es la perspectiva bíblica del ayuno? Olvidando que el Corán dice: ¡Oh creyentes! se os prescribe el ayuno, como fue prescrito a los que os precedieron, para que seáis justos.” (Al-Baqara 2: 183) Muchos cristianos lo hacen rápido pero no como lo hacen los musulmanes ni lo muestran. Algunos ayunan cada año durante 40 días, para conmemorar la ocasión del comienzo del ministerio de Jesús y para prepararse para la celebración de su sufrimiento y resurrección. Sin embargo, esta costumbre no es una ley dada por Dios ni hay registros de que el mismo Jesús ayunó durante 40 días cada año, solo que lo hizo una sola vez. No hay registro de que Jesús haya prescrito tal ayuno para sus seguidores. Ayunar en la Biblia es una expresión de preparación para nuevas empresas, de penitencia, intercesión y oración en busca de la ayuda de Dios (1 Samuel 31:13; 1 Reyes 21:27; 2 Samuel 12: 16 en adelante). En el pasado, el ayuno se realizaba por razones personales (Salmo 25:13), como un acto nacional ante la calamidad (Joel 2:15), o como una observancia litúrgica periódica (Zac. 8:19). El ayuno normalmente implica abstinencia de alimentos para mostrar dependencia de Dios y sumisión a Su voluntad. El gran ayuno en los tiempos del Antiguo Testamento fue el del Día de la Expiación (Lev. 16: 29-34), que los musulmanes también observaron en los primeros días en Madina antes de que se decretara la observancia de todo el mes de ayuno. Dios dio un mensaje muy provocador a través del profeta Isaías sobre el ayuno. “Que me buscan cada día, y quieren saber mis caminos, como gente que hubiese hecho justicia, y que no hubiese dejado la ley de su Dios; me piden justos juicios, y quieren acercarse a Dios. ¿Por qué, dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestras almas, y no te diste por entendido? He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís a todos vuestros trabajadores.  He aquí que para contiendas y debates ayunáis y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto. ¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de cilicio y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno, y día agradable a Jehová? ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano? Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia. Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad; y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía. Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan.” (Isaías 58: 2 - 11) En el Nuevo Testamento se observó regularmente el ayuno con la oración y el partimiento del pan. Los líderes de la iglesia ayunaron al elegir misioneros y ancianos (Hechos 9: 9; 13: 2,3; 14:23). En línea con tales palabras, Jesús aceptó el ayuno como disciplina natural. El evangelio lo menciona como ayuno antes del inicio de su ministerio, similar a la acción de Moisés y Elías (Mateo 4: 2; Éxodo 24:28; 1 ​​Rey 19: 8). Durante su ministerio, parece que sus compañeros o discípulos a menudo no ayunaban, en contraste con los discípulos de Juan el Bautista y los de los fariseos (Marcos 2: 18-19). La razón era que estaban en celebración porque el Mesías, como el novio, todavía estaba con ellos. Sin embargo, Jesús sí mencionó que después de su partida y hasta su regreso ellos ayunarán (Mateo 9: 14-17; Marcos 2: 18-22; Lucas 5: 33-39). Al ver cómo ayunaba la gente, Jesús aconsejó: “Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.” (Mateo 6:16 -18).

Categorías: Teachings

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español
English العربية Português do Brasil فارسی Español