Esta pregunta me ha desconcertado tanto: ¿por qué la Biblia llama a Dios, que es el único Dios, el Padre? ¿Qué significa este nombre? ¿Se trata de paternidad física? ¿Contradice esto la unidad del Dios Todopoderoso? Dejemos que la Biblia responda a esta pregunta.

Primero: la palabra padre significa el origen o la fuente.

“¿Tiene la lluvia un padre? ¿O quién engendró las gotas de rocío? ¿De cuyo vientre viene el hielo? Y la escarcha del cielo, ¿quién la da a luz?” (La Torá, Job 38: 28-29). Aquí vemos que el significado de la palabra padre es la fuente u origen de la lluvia. No se habla aquí de una paternidad física.

Segundo: la palabra Padre significa el Creador.

“Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro padre; nosotros barro, y tú el que nos formaste; así que obra de tus manos somos todos nosotros.” (La Torá, Isaías 64: 8). Aquí vemos que la palabra padre se asocia con un alfarero - un creador - y somos la obra de Su mano. Aquí, también, no vemos la palabra padre hablando de una relación física.

Tercero: la palabra padre significa defensor o patrocinador

“Padre de huérfanos y defensor de viudas. Es Dios en su santa morada. Dios hace habitar en familia a los desamparados; saca a los cautivos a prosperidad; Mas los rebeldes habitan en tierra seca.” (Zabour, Salmos 68: 5-6). Aquí vemos el significado de la palabra padre como defensor de huérfanos y viudas. De nuevo, no hay conexión familiar física.

Cuarto: el Padre es aquel que merece Obediencia y Honor.

“El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? y si soy señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de los ejércitos…” (La Torá, Malaquías 1: 6). Dios, como nuestro padre, está pidiendo mi obediencia y honor, respetándolo más que a los líderes humanos, las leyes y las tradiciones. Nuevamente, no hay indicios de nacimiento físico relación.

Quinto: la palabra Padre crea un sentido de Igualdad.

“¿No tenemos todos un mismo padre? ¿No nos ha creado un mismo Dios? ¿Por qué, pues, nos portamos deslealmente el uno contra el otro, profanando el pacto de nuestros padres?” (La Torá, Malaquías 2:10). Aquí, el autor señala que, bajo Dios Padre, los seres humanos son iguales. Todos son creados por un Creador, no hay diferencia entre ninguna de Sus criaturas. La Biblia también afirma: “Pero tú eres nuestro padre, si bien Abraham nos ignora, e Israel no nos conoce; tú, oh Jehová, eres nuestro padre; nuestro Redentor perpetuo es tu nombre.” (La Torá, Isaías 63:16). La igualdad humana no depende de la procreación física o étnica, sino de nuestra relación con Dios. Aquí tampoco hay señales del nacimiento.

La Biblia, en todo lo que dice sobre la paternidad de Dios al hombre, no habla de una relación de sangre humana. Más bien, afirma que Dios es la fuente de la vida - el Creador, el Modelador y el Dador de la vida que defiende y protege, que tiene derecho a la obediencia más que los seres humanos y que nos creó iguales sin ninguna diferencia entre nosotros. Qué hermosa imagen de este Dios paternal y amoroso que llama a Su creación perfecta para adorarle.

Categorías: Studies

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español
English العربية Português do Brasil فارسی Français Español