El Injil como una señal de Dios en el Corán

Cuando leemos el Corán, encontramos referencias explícitas y directas al Injil. Pero el Corán usa un patrón específico al mencionar el Injil. Aquí están todos los versículos que mencionan la Biblia en el Corán.

“Él ha hecho descender sobre ti, [Oh Muhammad], el Libro que contiene la verdad y confirma lo que le precede; y Él hizo descender la Torá y el Evangelio antes de esto, como guía del pueblo; y Él hizo descender la verdad incontrovertible. En verdad, aquellos que no crean en los Signos de Allah tendrán un severo castigo. Y Alá es Poderoso, poseedor del poder de retribución.” (Al-Imran 3: 3-4)

" Y Él le enseñará el Libro, la Sabiduría, la Torá y el Evangelio.” (Al-Imran 3: 48)

“¡Oh, gente del Libro! ¿Por qué discutís acerca de Abraham, si la Torá y el Evangelio no fueron revelados sino después de él? ¿Acaso no comprenderéis?” (Al-Imran 3: 65)

“E hicimos que Jesús, hijo de María, siguiera sus huellas, cumpliendo lo que había sido revelado en la Torá antes de él; y le dimos el Evangelio que encerraba guía y luz, cumpliendo lo que había sido revelado en la Torá antes de él, y como guía y exhortación para los que temen a Dios.” (Al-Maidah 5: 46).

“Y si hubiesen cumplido [la ley de] el Torá, el Injil y lo que ahora les ha sido revelado por su Señor, en verdad habrían comido de las cosas buenas que existen sobre sus cabezas o bajos sus pies. Hay entre ellos un grupo de hombres que son moderados; pero la mayoría ciertamente hace el mal.” (Al-Maidah 5: 66)

“Diles: “¡Oh, Pueblo del Libro! en nada os apoyáis mientras no cumpláis la Torá, el Evangelio y los que ahora os ha sido revelado por vuestro Señor”. Y ciertamente lo que te ha sido revelado por tu Señor aumentará la rebeldía y la incredulidad de muchos de ellos; no te apenes, pues, por los hombres incrédulos.” (Al-Maidah 5: 68)

"... y [recuerda] cuando te enseñé el Libro y la sabiduría, el Torá y el Injil..." (Al-Maidah 5: 110)

"... [Es] una verdadera promesa [vinculante] sobre Él en la Torá y el Evangelio y el Corán". (Al- Tauba 9: 111)

"... Ésta es su descripción en la Torá. Y su descripción en el Evangelio es como la de una semilla que produce primero su brote y después se fortalece; más tarde se hace grande y permanece firme sobre su tronco, complaciendo a os sembradores...” (Al-Fath 48: 29)

Encontramos que un patrón en todos los versículos que se refieren a la Biblia en el Corán es que el "Injil" no se menciona solo, sino que está precedido por la mención del Torá. Pero solo hay una excepción a este patrón.

“Entonces hicimos que Nuestros Mensajeros siguieran sus pasos; e hicimos que Jesús, hijo de María, los siguiera, entregándole el Evangelio. Y pusimos en los corazones de los que lo aceptaron, compasión y misericordia...” (Al-Hadid 57: 27)

Sin embargo, el patrón sigue siendo el mismo, porque ¿dónde se mencionan estos profetas? La respuesta está en el Torá.

La pregunta que surge es: ¿Por qué este estilo coránico al mencionar el Torá y el Injil? ¿Hay algo importante que el Corán quiera guiarnos a considerar? Sí, hay algo importante, como si el Corán nos dijera que no podemos entender el Injil sin estudiar el Torá, en el mismo momento, el Torá no se puede entender sin conocer la imagen completa del Injil. De hecho, el mensaje del Torá y el Injil es uno. El Torá y el Injil son una señal de Dios para guiarnos hacia el camino recto.

Isa Al-Masih (Su paz sea con nosotros) dijo: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;” (Injil, Juan 5:39). Él nos alienta (su paz sea con nosotros) a buscar en el Torá, ya que el Torá testifica de Él, y enfatiza que cuando dijo: "Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.” (Injil, Lucas 24:44). Les digo: “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.” (Injil, Mateo 5: 17-18).

El Injil enseña que " Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” (Injil, 2 Timoteo 3: 16-17). “Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.” (Injil, 2 Pedro 1: 19 -21). Esto no deja ninguna duda de que el Torá y el Injil son el Thikr, el Furkan, Al-Lawh Al-Mahfoz (Libro Preservado) y la Palabra de Dios (Kalimatu Allah) protegida de cada alteración, distorsión y cambio. Son una de las señales de Dios.

Más artículos
Discernir el Sueño dado por Alá
Español