El profeta Abraham y el sueño de Abimelec

El profeta Abraham había dejado su tierra y se fue a Egipto y habitó en la tierra de Gerar. Sarah, su esposa, era una mujer muy hermosa y Abraham temió por su vida debido a la belleza de Sara y porque los hombres de esa tierra no temían a Allah el Creador. Entonces decidió decir que Sara era su hermana.

Abimelec, rey de la tierra de Gerar, envió por Sara para que habitara en su palacio y fuera su esposa: “Desde allí Abraham partió hacia el territorio del Negueb y habitó entre Cades y Shur; y residió en Gerar. Y Abraham dijo de Sara su mujer: “Ella es mi hermana”. Y Abimelec, rey de Gerar, envió y tomó a Sara”. – Taurat, Génesis 20:1-2. 

El Profeta Abraham, a pesar de ser un profeta de Allah, demostró su debilidad como ser humano en esta ocasión. Al decir que Sarah era su hermana, estaba dudando del perfecto cuidado de Allah. Él razonó que no sería culpable de falsedad al presentar a Sarah como su hermana; porque ella era hija de su padre, aunque no de su madre, esto se menciona tanto en el Taurat como en el Hadith. Pero este ocultamiento de la verdadera relación entre ellos no estaba bien. Ninguna desviación de la estricta integridad puede encontrar la aprobación de Allah. 

Entonces Allah le dio al rey Abimelec un sueño para revelar la verdad sobre Sara: “Pero Dios vino a Abimelec en un sueño por la noche y le dijo: “He aquí, eres un hombre muerto a causa de la mujer que has tomado, porque ella es la esposa de un hombre.” Ahora Abimelec no se había acercado a ella. Entonces él dijo: “Señor, ¿matarás a un pueblo inocente? ¿No me dijo él mismo: "Es mi hermana"? Y ella misma dijo: 'Él es mi hermano'. Con la integridad de mi corazón y la inocencia de mis manos he hecho esto”. Entonces Dios le dijo en el sueño: “Sí, sé que has hecho esto con la integridad de tu corazón, y fui yo quien te guardó de pecar contra mí. Por lo tanto, no dejé que la tocaras. Ahora pues, devuélvele la mujer al hombre, porque él es profeta, para que ore por ti, y vivirás. Pero si no la devuelves, debes saber que ciertamente morirás, tú y todos los tuyos. – Taurat, Génesis 20:3-7.

Los planes de Allah son perfectos, Él es fiel y verdadero. Abimelec les contó a sus sirvientes sobre el sueño esa misma mañana, y luego llamó a Abraham para que trajera a Sara de regreso a su esposo: “Entonces Abimelec llamó a Abraham y le dijo: “¿Qué nos has hecho? ¿Y en qué he pecado contra ti, que has traído sobre mí y sobre mi reino un gran pecado? Me has hecho cosas que no se deben hacer”. – Taurat, Génesis 20:9.

“Entonces Abimelec tomó ovejas y vacas, y siervos y siervas, y se los dio a Abraham, y le devolvió a Sara su mujer. Y Abimelec dijo: He aquí, mi tierra está delante de ti; habita donde te plazca. A Sara le dijo: “He aquí, le he dado a tu hermano mil piezas de plata. Es una señal de tu inocencia a los ojos de todos los que están contigo, y ante todos eres reivindicada”. Entonces Abraham oró a Dios, y Dios sanó a Abimelec, y también sanó a su esposa y a sus siervas para que tuvieran hijos. Porque el Señor había cerrado todas las matrices de la casa de Abimelec a causa de Sara, mujer de Abraham”. – Taurat, Génesis 20:14-18. 

Allah ha vuelto a dar pruebas de que Él revela la verdad a través de los sueños y que Sus planes y propósitos no fallan, incluso si un profeta falla. A través de esta situación inusual, el rey Abimelec reconoció la soberanía de Allah y Su misericordia, además, Allah hizo que el rey evitara cometer un grave error, ya que ignoraba la verdad, y Abraham tuvo la oportunidad de explicarse e incluso interceder para detener la maldición predicha para la casa real. Además, Allah protegió a Sara y proveyó para el profeta Abraham.

Más artículos
Ali’s Dream
Español