El profeta Daniel y los sueños de Nabucodonosor

El Profeta Daniel es uno de los Profetas de Allah. No se menciona en el Corán, pero podemos leer sobre él en el Hadiith y en la tradición islámica. Podemos encontrar Su historia completa en la Tawrat.

Los sueños son una forma que Allah usa para revelar Sus planes y profecías. Pero se necesita estudio y oración para saber interpretarlos. El profeta Daniel es un ejemplo de esto. Recibió visiones y también interpretó sueños sobre cosas que le sucederían a su pueblo, sobre reinos futuros e incluso sobre la llegada del Día del Juicio. 

Una noche, Nabucodonosor, rey del Imperio babilónico, tuvo un sueño que lo perturbó profundamente, al punto que ya no pudo dormir e incluso olvidó el sueño después: “En el segundo año del reinado de Nabucodonosor, este tuvo un sueño; y su espíritu se perturbó, y no pudo dormir.” – Daniel 2:1. Sin embargo, él sabía que era un mensaje importante y pidió a los sabios y consejeros de la corte real que le revelaran el sueño y su significado: “El rey mandó llamar a los magos, a los encantadores, a los hechiceros y a los caldeos para que le declararan sus sueños. Vinieron y se presentaron delante del rey. Y el rey les dijo: - He tenido un sueño, y mi espíritu se ha turbado por entender el sueño.”. – Daniel 2:2-3. Sin embargo, ninguno de ellos pudo revelar el sueño del rey, y el rey, enfurecido, decidió matar a todos los sabios en la corte de Babilonia. Pero, entre ellos estaba el joven Daniel, que era un fiel servidor de Allah y había sido llevado cautivo a Babilonia. El joven profeta, luego de entender lo que había sucedido, pidió tiempo ante el rey para tratar de ayudarlo y librar a todos del decreto de muerte: “Daniel entró y pidió al rey que le diera tiempo para que le declarara la interpretación." – Daniel 2:16.

Daniel se dedicó a orar pidiendo la misericordia y la sabiduría de Allah, y luego una noche se le reveló el sueño: “Entonces el misterio le fue revelado a Daniel en una visión de noche, por lo cual Daniel bendijo al Dios de los cielos”. – Daniel 2:19. Le dio todo el honor a Allah, porque sabía que solo Él y Su Palabra pueden interpretar los sueños. Entonces Daniel se presentó ante el rey Nabucodonosor, y confiadamente reveló el misterio del sueño: “Tú, oh rey, mirabas y he aquí una gran estatua. Esta estatua, que era muy grande y cuyo brillo era extraordinario, estaba de pie delante de ti; y su aspecto era temible." – Daniel 2:31. Cuando Daniel comenzó a contarle el sueño a Nabucodonosor, inmediatamente se acordó del sueño que había tenido y se olvidó de él. Daniel continuó y describió la estatua del sueño: “La cabeza de esta estatua era de oro fino; su pecho y sus brazos eran de plata; su vientre y sus muslos eran de bronce; sus piernas eran de hierro; y sus pies en parte eran de hierro y en parte de barro cocido. Mientras mirabas, se desprendió una piedra, sin intervención de manos. Ella golpeó la estatua en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó. Entonces se desmenuzaron también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro; y se volvieron como el tamo de las eras en verano. El viento se los llevó, y nunca más fue hallado su lugar. Y la piedra que golpeó la estatua se convirtió en una gran montaña que llenó toda la tierra. Este es el sueño. Y su interpretación también la diremos en presencia del rey" – Daniel 2:32-36.

Después de describir el sueño, también le dijo al rey el significado: “Tú, oh rey, eres rey de reyes porque el Dios de los cielos te ha dado la realeza, el poder, la fuerza y la majestad. Todo lugar donde habitan los hijos del hombre, los animales del campo y las aves del cielo, él los ha entregado en tus manos y te ha dado dominio sobre todos ellos. Tú eres aquella cabeza de oro. Después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo, y otro tercer reino de bronce, el cual dominará en toda la tierra. El cuarto reino será fuerte como el hierro; y como el hierro todo lo desmenuza y pulveriza, y como el hierro despedaza, así desmenuzará y despedazará a todos estos. Lo que viste de los pies y de los dedos, que en parte eran de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, significa que ese reino estará dividido; pero en él habrá algo de la firmeza del hierro, tal como viste que el hierro estaba mezclado con el barro cocido. Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, así el reino será en parte fuerte y en parte frágil. En cuanto a lo que viste, que el hierro estaba mezclado con el barro cocido, se mezclarán por medio de alianzas humanas, pero no se pegarán el uno con el otro, así como el hierro no se mezcla con el barro. Y en los días de esos reyes, el Dios de los cielos levantará un reino que jamás será destruido ni será dejado a otro pueblo. Este desmenuzará y acabará con todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre. De la manera que viste que de la montaña se desprendió una piedra sin intervención de manos, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro cocido, la plata y el oro, el gran Dios ha hecho saber al rey lo que ha de acontecer en el porvenir. El sueño es verdadero y su interpretación es fiel." – Daniel 2:37-45.

En esta explicación, vemos que Daniel le mostró al rey lo que Alá le había revelado, para hacerle saber que su reino pasaría y vendría otro reino, inferior al suyo, y sucesivamente otros reinos representados por diferentes partes de la estatua. Los hechos de la Historia muestran que sesenta años después del sueño de Nabucodonosor, Babilonia cayó en poder del reino “Medo-Persa” (539-331 a. C.). Luego, el reino que sucedió al Imperio Medo-Persa fue el reino de Grecia (331-168 a. C.), luego vino el reino de Roma (168 a. C. a 476 d. C.) hasta que el Imperio Romano se dividió en varias otras naciones (barro y hierro, reinos de Europa).

La piedra que fue cortada “sin intervención de manos” y golpeó los pies de la estatua, representa el regreso de Isa Al-Masih (que Su paz sea con nosotros) y el establecimiento de un Reino Eterno de paz y armonía. Podemos ver que los hechos históricos confirman la revelación hecha por Daniel al rey Nabucodonosor y esto nos puede dar esperanza y certeza respecto a los planes de Allah y el cumplimiento de la última parte de la profecía, que es el regreso de Isa Al-Masih ( que Su paz sea sobre nosotros).

Aprendemos muchas lecciones importantes de este sueño:

  1. La importancia de adorar a Allah, y no a los ídolos.
  2. Allah es Aquel que revela el verdadero significado de un sueño, y Él usa a los seres humanos.
  3. Allah tiene el control de la historia del mundo.
  4. Allah nos habla a través de los sueños.
Más artículos
Matrimonio y Amor Verdadero
Español