“Porque perros me han rodeado; Me ha cercado cuadrilla de malignos; horadaron mis manos y mis pies...repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes.” (Salmo 22:16, 18)

Este versículo, encontrado en el Zabur, fue escrito por David casi 1000 años antes de que las palabras de estos versos realmente le sucedieran a Isa Al-Masih. David pudo no haber sabido que Allah lo estaba inspirando a escribir sobre Isa Al-Masih, pero sus palabras describen con precisión lo que sucedió:

“Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo. Entonces dijeron entre sí: No, la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esto fue para que se cumpliese la Escritura, que dice: Repartieron entre sí mis vestidos, Y sobre mi ropa echaron suertes. Y así lo hicieron los soldados.” (Juan 19: 23-24).

Categorías: Studies

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español
English العربية Português do Brasil فارسی Français Español