Crecí en un hogar musulmán en una región árabe/musulmana altamente poblada en los Estados Unidos. No caracterizaría mi educación como un ambiente, religioso, sin embargo, los principios musulmanes eran muy importantes en el hogar y debían respectarse de manera inequívoca. Recuerdo que esperaba con ansias el Ramadán todos los años y esperaba el viaje anual a la tienda de comestibles del Ramadán, cuando mis padres se abastecían con comida suficiente para un año. Siempre verificaba si traían la pasta de albaricoque que tanto amaba, y siempre lo compraban. Recuerdo ver a mis padres orar y a escuchar mi padre comenzando cada cena con Bism Allah Al Rahman Al Raheem (En el nombre de Dios, Muy Misericordioso) justo antes de comer. Recuerdo la disciplina que se requería en casa, no solo religiosamente, sino también moral y socialmente. La vida no era complicada, aunque, hasta que comencé a darme cuenta de que había preguntas que nunca tuve las respuestas sobre Alá. ¿Quién era Él realmente? ¿Él flota en el cielo cuidándonos? ¿Realmente haría lo que escuché que haría en el día del juicio a los que pecan? ¿Por qué no me siento cerca de Él? ¿Por qué no siento nada cuando le rezo? ¿Cómo podría Jesús no haber sido crucificado?

No sabía que algún día crecería y cuestionaría la base de todo lo que creía que era, mi fe. No busqué cuestionar todo lo que he conocido, pero Alá me buscó primero. Recuerdo que un día, hace solo un par de años, me senté con un amigo (y ahora mi compañero de vida) preguntándole por qué perdonó a alguien que hizo algo tan terrible. Dijo que no tenía otra opción, que era lo que Dios quería que hiciera. No pude entender a esa persona, y confundí su perdón con la debilidad. Lo observé durante horas extras y noté que algo era diferente en él, y no pude resistir mi curiosidad por entender por qué. Poco sabía, el Espíritu de Dios estaba conmigo, mostrándome algo que nunca había visto antes, dándome un vistazo de Dios. Amabilidad y misericordia de la que me burlé al crecer. Tampoco sabía que estaba en medio de una guerra espiritual y no podía ignorarlo. Me sentí obligada a hacer preguntas a mi amigo, sobre el cristianismo y la Biblia que me causaron curiosidad durante años, e hice estas preguntas con confianza de que no podría refutar mis preguntas con éxito. Lo primero que pregunté fue: “¿cómo puedes decir que Dios tiene un hijo? Dios no dio a luz ni nació de nada ni de nadie”. Obtuve una respuesta satisfactoria. Finalmente entendí lo que realmente significa "Hijo". Luego pregunté: “¿Cómo puedes creer en un libro que ha sido corrompido, escrito por tantas personas diferentes? Me refiero a que el Corán ha sido el mismo desde su inicio, la Torá también, pero esta Biblia, simplemente parece inventada”. Luego respondió a mi pregunta y, de hecho, aprendí que la Biblia de hecho incluye la Torá, aprendí que el Nuevo y el Antiguo Testamento son, y los miles de manuscritos que respaldan la exactitud de la Biblia, así como los Rollos del Mar Muerto. Luego confesé mi incredulidad en una de las principales creencias islámicas: no creía que Jesús no estuviera crucificado. Nunca lo había creído porque parecía que Dios sería responsable de tanta división entre las fes. Simplemente no tenía sentido que Él confundiera a la gente.

Después de más discusiones, de más descubrimientos de Alá y de Jesús, decidí que esta era una conversación que iba a tratar de olvidar, aunque mi corazón me dice lo contrario. Intenté durante semanas ignorar esta nueva información que aprendí porque tenía miedo de desafiar al islam. Fue el mayor pecado que jamás pude imaginar. Fue entonces cuando empezaron mis sueños. Comencé a ver a Jesús en mis sueños, dirigiéndome a lo que vendrá, mostrándome las alegrías y los sufrimientos que vendrán al conocerlo. Ya no podía fingir que algo no estaba sucediendo en mi vida y, a pesar de lo aterrador que era, era alegre y pacífico al mismo tiempo. Decidí ampliar mis estudios y mi búsqueda al conocer Alá y a Jesús. Recuerdo haber orado por primera vez una noche a Jesús, para refutar que la oración funcionaría. Fue un milagro lo que sucedió después de esa oración. Oré de nuevo, y otra vez, y estaba viendo milagros ante mis ojos. Sentí que finalmente tuve una relación con Alá y que estaba buscando por toda mi vida, y estaba cada vez más inclinado a creer que Jesús es más que un profeta. Eventualmente vi que Jesús era de hecho Divino, era uno con Alá y el Espíritu de Alá. Tan pronto como comencé a conocerlo, mi vida se unió. Tenia muchos desafíos y sacrificios, algunos de los cuales aún me enfrento hasta hoy, no ha sido un viaje fácil. Gran parte de mi cultura, que estaba incrustada en mi fe, estaba siendo desafiada y no sabía cómo tratarla. En cierto modo, todavía lo estoy resolviendo. Pero sé que Jesús está ahí para mí, que me amó tanto y vio el día en que vendría a conocerlo. Él siempre estará a mi lado, incluso cuando no lo veo. Su sacrificio es la razón por la que tengo una oportunidad, una vida más allá de esta. ¿Qué amor es este? Es un amor que todavía estoy tratando de entender. Estoy muy agradecido a Alá por el viaje que me ha llevado, y por saber y entender quién es verdaderamente Isa Al Masih en mi vida. Rezo para que más musulmanes tengan este viaje y prueben la riqueza del amor de Alá por cada uno de nosotros.

Categorías: Stories

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español
English العربية Português do Brasil فارسی Français Español