Veamos el significado de Sumisión en la Santa Biblia.
El Corán nos dice: Decid (Oh musulmanes): “Creemos en Allah y en lo que nos ha sido revelado, y en lo que fue revelado a Abraham e Ismael, e Isaac y Jacob y sus hijos, y en lo que fue dado a Moisés y Jesús, y en lo que fue dado a todos los demás Profetas por su Señor. Nosotros no hacemos diferencias entre ninguno de ellos; y a Él nos sometemos.” (Corán 2: 136)
Entonces, la idea de la sumisión no está solo en el Corán. Podemos encontrar el concepto de Sumisión en la Santa Biblia. Veamos el significado de la sumisión en la Santa Biblia.

1. La sumisión como obediencia total.
En el Tawrat y el Injil, la sumisión significa “guardar los mandamientos” o “hacer la voluntad de Dios.”
“Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma; que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad?” (Deuteronomio 10: 12-13)
“Someteos, pues, a Dios ...” (Santiago 4: 7)
Estos versículos establecen claramente que Dios requiere lo siguiente:

  • temerle
  • caminar en Sus caminos
  • amarlo
  • servirle de corazón y alma
  • guardar Sus mandamientos

2. La sumisión como un amor total por Dios y su palabra.
“Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.” (Deuteronomio 6: 4-9)
En estos versículos aprendemos que amar a Dios con todo el corazón, el alma y la fuerza requiere dedicación cada segundo de nuestras vidas. La sumisión requiere recitar y enseñar la Palabra de Dios en casa, en el camino mientras caminas, mientras está acostado.

3. La sumisión como un estado total de Paz: paz con el Creador, paz mental, paz de corazón, paz en la sociedad
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.” (Mateo 5: 9)
“Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, Y en sus mandamientos se deleita en gran manera.” (Salmos 112: 1)
“Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, que anda en sus caminos.” (Salmos 128: 1)
Este versículo habla de “pacificadores” que se someten a Dios, quienes como resultado de su sumisión son llamados “hijos de Dios,” es decir, el pueblo de Dios, o personas amadas por Dios. Dios ciertamente ama a las personas que guardan Sus mandamientos, se someten a Su voluntad, le temen y abogan por la paz.

Categorías: Studies

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español
English العربية Português do Brasil فارسی Français Español